Punto de interés 1/4

Historia, monumento al legado Hispanomusulmán

Audioguía en texto

Despliega este banner si prefieres leer por tu cuenta el texto de la audioguía de esta parada.

[ Haz click para desplegar ]

Bienvenido a Purchena, nos encontramos al pie de la Sierra de los Filabres, en medio del Valle del Almanzora. Este municipio contrasta con el resto de pueblos por su paisaje, repleto de bosques de pinos y encinas que suben hacia la sierra. 

Purchena te seduce por un conjunto de casas blancas y un ambiente tranquilo y bello. Se encuentra al pie de una Alcazaba imponente ubicada en un pequeño cerro que encierra un importante legado árabe en el que nos adentraremos para conocer su pasado y presente.

Esperamos que disfruten su visita.

La historia de este municipio nos traslada varios siglos atrás. Resulta maravilloso recordar la importancia de Purchena para la provincia de Almería, porque fue la capital del río Almanzora durante el periodo de Al-Ándalus, fundada por el último emir de Córdoba, Abdalah, hacia el 900 d.C con el nombre de Hins Burxana.

También se conocen vestigios de la Edad del Cobre como la necrópolis de los Churuletes descubierta en el siglo XIX, excavada por el arqueólogo belga Luis Siret; y de la época romana, de la que se encontraron algunas villas. No debemos olvidar tampoco su pasado romano en el que fue conocida como Illipula Magna, según el plano de Ptolomeo del siglo II d.c.

Pero su verdadera importancia data del periodo Andalusí, con tal renombre que fue visitado por Almanzor en el año 985 d.C.  En este emplazamiento destacan personalidades como poetas, médicos y secretarios de los más importantes sultanes almohades como 

Abdal-Mumin.

Con la conquista cristiana, tras la toma de Baza en el 1489, Purchena, la capital del Almanzora se entregaría con toda su comarca, pero su alcaide Ibrahim Abenidir decidió negarse a recibir los regalos de los Reyes Católicos y partir a África con su gente y criados. Tras la entrega, se concedió el poder al ducado de Medinaceli y a partir de 1501, Purchena y la comarca dependerían directamente del rey y la reina.

Durante la Guerra de las Alpujarras, en 1569 Aben Humeya encabeza la rebelión morisca, convirtiendo a Purchena en su capital. Durante su estancia en Purchena convoca un evento histórico cultural y deportivo único que se convirtió, siglos después, en una tradición única que perdura hasta nuestros días; una competición deportiva, musical y cultural en la que participaron moriscos del antiguo Reino de Granada, del Norte de África e incluso tropas turcas: los Juegos Moriscos de Purchena.

A partir de la expulsión de los moriscos del Reino de Granada, entre 1609 y 1613, el pueblo actual se conformó durante los siglos XVIII y XIX en torno a las plazas de la Constitución, Larga y calle Carrera, donde terratenientes agrícolas se construyeron hermosas casas solariegas, de bellos enrejados, amplios balcones y blancas fachadas.

Purchena saldría de un letargo de siglos en la segunda mitad del siglo XIX con la explotación de minas de hierro y mercurio, el cultivo de la llamada uva de barco y la construcción del ferrocarril en 1890. En este siglo se convirtió en sede Judicial del Juzgado y cabeza de distrito contando con un diputado en las cortes, entre los cuales se halló el famoso escritor Azorín.

La Guerra Civil y luego la difícil Postguerra fueron el anticipo del desgarrón poblacional que se producirá con las emigraciones de los años 60 y 70, reduciendo a la mitad su población.

A partir de la década de los 90 del siglo XX Purchena recupera parte de su antiguo papel de centro administrativo del Alto Almanzora como cabeza de Partido Judicial a lo que hay que añadir el hondo significado cultural que tiene que esta ciudad se haya convertido desde 1993 en sede de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense, y desde 1997 de la Universidad de Almería.

Situándonos en la Plaza Larga, podemos dirigirnos a visitar la biblioteca pública más antigua de todo el Alto Almanzora. En la plaza de la biblioteca encontramos el monumento al legado hispanomusulmán, una media luna humana de mármol amarillo que funciona como reloj de sol, obra del escultor Julio Alfredo Egea López, y un caño de agua, también en mármol amarillo.

A continuación podemos visitar el casco histórico de Purchena dirigiéndonos a cualquiera de las calles que suben hacia su Iglesia y la Alcazaba.

Continúa esta audioguía con el resto de Puntos de Interés