Vestigios de la Alcazaba de Purchena

La Alcazaba de Purchena, comenzó a construirse en el año 888 y alcanzó su máximo esplendor en la época nazarí. El último alcaide musulmán del castillo, Ibrahim Abenedir, defendió con orgullo la ciudad, sin venderla a los reyes, tal y como hicieron otros de sus coetáneos. Ahora solo quedan restos de un aljibe, un baño, la muralla y un torreón conocido como Torre del Agua.